CRUZAN ABBEY ROAD

ACROSS THE BEATLE UNIVERSE

VOTANOS AQUÍ PARA QUE ABBEY ROAD ESTÉ ENTRE LOS 100 MEJORES BEATLES SITES

miércoles, 24 de agosto de 2011

EL ROCK Y DIFERENTES ESTILOS PARA SU DETRACCIÓN

Si pasamos revista a las diferentes visiones que se han vertido sobre el fenómeno del Rock como hecho cultural, veremos que la detracción ha sido más amplia que el elogio. Dentro de esa tendencia peyorativa podemos encontrar variados estilos que en lo único que coinciden todos es precisamente en denostarlo, aunque se contradigan fuertemente en otros aspectos que hacen, por ejemplo, a las creencias, a la ideología, a la moral, a la artisticidad, etc.




Las perspectivas del denuesto son variadas y a veces pueden ser muy acordes ligando dos o tres aspectos al tiempo que se contradicen en otros tantos.

EL ROCK COMO INMORALIDAD

Ha sido quizás la primera forma de desacreditación del Rock, partiendo de la base de que Rock'n'Roll es una expresión de alto contenido sexual que se condice con la transgresora movilidad corporal que implica bailarlo, ya que originariamente era una música de baile, destinada a los jóvenes que emergían en la segunda posguerra del siglo XX.

Coincidente con la Revolución Sexual de ese mismo tiempo, el Rock acompasó los fenómenos de liberalización sexual, de nuevas formas de relacionamiento tanto en lo que hace a las parejas como a las familias. Por esta concomitancia se concluyó en que el Rock era la causa de la disolución familiar y la promiscuidad sexual que derivaba de sus proclamas sobre el amor libre. Sin embargo, parece ser más un hecho confluyente en una realidad mucho más profunda y compleja que involucra la transformación de las relaciones humanas y las organizaciones sociales y familiares.


UNA DE TANTAS TAPAS FILTRADAS POR LA CENSURA

De esta visión también se desprenderá la consideración del Rock como signo de la decadencia social. En este punto, dependerá del signo ideológico del observador el alcance y caracter que le de a esa decadencia, de lo cual hablaremos más adelante.

 
EL ROCK COMO IRRELIGIOSIDAD 
[ESPECIALMENTE VINCULADO AL CRISTIANISMO]

Rápidamente sepasa al plano de las creencias religiosas y muy especialmente de las confesiones religiosas. Las temáticas, la sensualidad, la pérdida de la inhibición, el desafío a las convenciones, la diferente mirada a la moralidad, son varios de los elementos que motivaron esta visión del Rock como alejamiento de la religiosidad más fundamentalista. Pero hay más: concibiendo la función de la música como una creación divina para su propia alabanza, varias posturas religiosas han visto en el Rock una música que se aleja de ese cometido primordial. Por muchas razones: el divismo de los roqueros los llevaría a promover una adoración de sí mismos y no de dios; los mensajes de las letras conducen a una posición sensualista en el mundo, esto es, a un predominio de los sentidos por encima de la piedad entendida como devoción religiosa; la exaltación de las pasiones, las sensaciones y las pulsiones, llevarían al hombre a una exaltación de su animalidad y no de su condición de criatura principal de la obra de dios, etc.


Pero además, otros argumentos más demonológicos. En la Edad Media, determinados sonidos disonantes, como la llamada cuarta aumentada, se denominaban diabolo in musica, esto es, el sonido del demonio y los músicos trataban de evitarlo. Si bien en algunas obras de los grandes compositores se empleó como recurso para generar la ambientación de los principios malévolos, en general se rehuyó su utilización, porque además, tales sonidos poseen un alto sentido excitante de la sensibilidad humana. Se atribuyó a que Lucifer - el ángel más bello de las cohortes de dios - embelesado con su propia belleza quiso llegar a ocupar el lugar de dios, por que sobrevino su caída - el Ángel Caído, the Fallen Angel [¿King Crimson? ¿Uriah Heep?] y con él el arrastre de cohortes de ángeles devenidos en demonios. Como Lucifer debía conducir los coros celestiales, la música era una de sus materias predilectas y, según no pocos autores fundamentalistas cristianos, el Rock habría nacido como una nueva encarnación del diabolo in musica para arrastrar a los jóvenes al dominio del demonio y a los fuegos del infierno. Es más, el diabolo in musica es de uso frecuente dentro del Rock, especialmente dentro de Metal [acompañado por los cuernitos que, según parece, inventó Dio]. Las temáticas demoníacas también son frecuentes entre algunos grupos y una atmósfera oscura, gótica dirían algunos, ominosa, reina en algunas propuestas roqueras.


RONNIE JAMES DIO


Esto no significa que el Rock sea irreligioso ni satánico por definición. Significa que, como en tantas otras manifestaciones humanas, el hombre es libre de expresarse y de definir sus tendencias, nos gusten o no, las compartamos o no. El problema se plantea si consideramos que lo que pensamos es la única verdad y, en consecuencia, lo que se aleja de ese nuestro pensamiento es erróneo, negativo, pecaminoso o condenable. Ciertamente no todo da lo mismo ni vale todo, pero en cuestiones de creencias - en las que por definición no es posible verificación alguna - ¿quién puede demostrar cuáles son correctas? Siempre que asumamos que creencias no son necesariamente verdades, podremos comprender por qué la gente cree en cosas diferentes de modo distinto.


EL ROCK COMO MUESTRA DE DECADENCIA DE LA CIVILIZACIÓN

El cambio cultural que implicó el Rock, a la salida de la Segunda Guerra Mundial, adoptado por una generación joven que asumió que no quería el mundo que le dejaban y que se rebeló contra su generación mayor como quizás no lo hayan hecho los jóvenes en otra época, motivó que se percibiera en esos jóvenes los signos de un temor que aquejó a Occidente desde mucho tiempo atrás: la decadencia de la civilización. Las nuevas costumbres, en todos los planos, la discusión de los paradigmas culturales, el rol contestatario de la juventud, o bien tendió a ser capitalizado por las viejas ideologías o a ser reprimido por los sistemas [establishments] rechinantes en sus crisis. 

Curiosamente, el Rock fue visto como síntoma y causa de la decadencia moral y cultural, especialmente de Occidente, como parte de esa crisis, como producto de la misma o como agente de ella y no como el testimonio que ponía de relieve que la cultura rock visualizaba las condicones críticas que corroían a la sociedad que los rodeaba.


LA EXPRESIÓN DE LA CONTRACULTURA 1969


También de modo curioso, desde los extremos ideológicos se pudo - y puede - apreciar coincidencia en su valoración del Rock como expresión decadente de la sociedad, ya sea como devaluación y degradación de los valores tradicionales, de un lado, o como expresión de la agonía de esos valores y la sociedad que encarnan, como crónica de una muerte anunciada.


En la web podemos encontrar juicios tan variados como coincidentes en su detracción del Rock:


En la periferia del curso principal del la música rock hay grupos con una inclinación extremadamente anticristiana. La cacofonía de ciertos grupos de "heavy metal" esta penetrada con motivos de satanismo. Esos sonidos helados empujan hacia el mismo infierno a aquellos que los escuchan. (...) He aquí un claro ejemplo del carácter diabólico de esta música abiertamenta contraria a Dios y al Nacionalsocialismo, pero a nadie debe sorprender esto, pues gran cantidad de los compositores de música rock son judíos.
http://www.anecdonet.com/modules.php?name=News&file=article&sid=459 


La eficacia de las contraculturas para sacudir el sistema estuvo ineluctablemente decidida por su conexión con las clases sociales. (…) Cuando los grupos contraculturales no tienen esa conexión, pasan sin pena ni gloria a consolidar el sistema que atacaron, como en definitiva sucedió con las fanaticadas del rock, de los nuevos cultos místicos o de la modas culturales.
http://www.enriqueroman.com/2010/08/19/cultura-contracultura-e-imperialismo/


El rock, en vez de ser un símbolo de la transgresión -como bombásticamente se presenta a sí mismo- no es más que un instrumento del imperialismo capitalista para adocenar a las masas en nombre del mito de la cultura; mito que también se encuentra presente en Cuba
http://www.elrevolucionario.org/rev.php?articulo812 

Estas son apenas unas muestras del amplio espectro de miradas coincidentes en la condena de la cultura Rock, pero discrepantes en qué es lo que representa. Y entonces uno tiene derecho a pensar que si desde ópticas ideológicas tan diametralmente opuestas se puede confluir en la identificación de algo como fuente y expresión de los males, es porque se aplica la lógica del "chivo expiatorio". Se manda al Rock al sacrificio como víctima propiciatoria para conjurar los demonios que toda matriz ideológica fabrica para autojustificarse.

No es que desconozcamos que existe un mercado, un negocio, un comercio, una producción industrializada, una utilización alienante de ciertos productos, un soporte de medios de comunicación y una manipulación de esos medios. Pero todas esas cosas no tienen un signo ideológico único ni afectan solamente al Rock, ni siquiere solo a la música, sino a toda la cultura. Porque la cultura, se lo quiera o no, es siempre el vehículo preferido de los que intentan manipular - en el sentido que sea - a los otros.


EL ROCK COMO MUESTRA DE LO DECADENTE (II)

En el apartado anterior nos referimos a la decadencia de la civilización, en un sentido amplio. Ahora veremos aspectos más restringidos. El Rock representa la decadencia tanto por las costumbres a contrapelo de la convención social, como por los excesos [drogas, bebida, violencia, sexualidad calificada de obscena, inmoral o antinatural, etc.], como por la desesperanza trasmitida por muchas letras, como por el rechazo de la organización social y familiar tradicionales.

Curiosamente los roqueros difícilmente provienen de hogares modelo, según los patrones de la sociedad tradicional, sino que proceden de hogares con diversos grados de disfuncionalidad, en el contexto de sociedades que también presentaban sus disfuncionalidades. La expresión contracultural de varios momentos del movimiento Rock, demuestra el rechazo emblematizado en la expresión de The Who We're Not Gonna Take It, de la ópera Rock Tommy, en la cual el personaje ciego, sordo y mudo proviene de una familia de posguerra en la que se expresan las disfuncionalidades al uso entonces. En esa historia se pasa revista a los distintos rincones sombríos de la sociedad [sadismo, impertinencia intelectual, impostura religiosa, violencia sexual, fetichismo, competitividad, hipocresía, etc.] las zonas que en general la sociedad trata de no iluminar, la parte inferior de la alfombra donde se barren las miserias.

Por ello, una vez más, el Rock no es otra cosa que el reflejo en el espejo, pero el reflejo indeseado que trae a la conciencia aquello que se quiere adormecer. Ya sea por un gesto casi involuntario que tiene que ver con la apariencia con que se presentó esa juventud contestatria, ya sea a través de gestos más deliberados en lo que se trasmite en el mensaje de las canciones o en las estructuras musicales desafiantes de la inercia auditiva de la sociedad. Dicho de otro modo, la generación Rock fue de esas generaciones que no se parecieron a sus padres, que no quisieron parecerse a ellos y que no aceptaron hacerse cargo de los retazos de un mundo que se extinguía. Tampoco es muy claro que hayan podido construir uno nuevo - por lo pronto no el que proponían - pero sí cambiaron grandes conceptos y generaron visiones, pluralidad de ellas, que cambiarían la mirada monótona y el pensamiento hemipléjico y abrirían una variedad de vías alternativas, de resistencia a las ortodoxias y los dogmas.




¿Qué decir acerca del Punk? La proclamación de la máxima Anarchy In The UK, convirtió a este movimiento en el contraespejo cultural, digno heredero de la actitud dadaísta de principios del siglo XX, 70 años después. El cultivo de la estética de la fealdad, afirmando que cuanto más feo mejor, implica una inversión de las escalas valorativas que enfrenta violentamente a la sociedad con sus contradicciones. Es más, implica la acusación de que si la imagen es desagradable es porque constituye el resultado de lo que la sociedad ha producido a través de ellos.

EL ROCK COMO DESTRUCCIÓN DE LA MÚSICA Y DEL ARTE

El ruido aparece como la acusación condenatoria más contundente respecto al Rock: Esto no es música, es ruido. Si alguna vez una antropóloga definió a la suciedad como la materia fuera de lugar, podríamos entender al ruido como el sonido salido de escala, esto es, el recurso por excelencia utilizado por la música contemporánea, la disonancia. La música atonal, la dodecafónica, la experimentación electroacústica, etc., han echado mano de ese recurso como parte de una propuesta estética que condice con las experiencias de otras artes [el informalismo en las artes plásticas, la transgresión en la literatura, el happening y el fluxus en las artes corporales, etc.]

El Rock se nutrió también de ese mundo del arte "serio". En otro post hemos discurrido acerca de la relación entre el Rock y el arte y la cultura contemporáneos. Ese diálogo llevó a que los músicos de Rock tuvieran aspiraciones artísticas - con el surgimiento de lo que se llamó inicialmente Art Rock - y tomaran pie en compositores de la música llamada culta, por oposición a la llamada Popular, o brevemente Pop - o bien trajeran artistas modernos para diseñar sus carátulas [Peter Blake, Richard Hamilton, Andy Warhol y otros] o incorporaran los recursos del sinfonismo a sus creaciones, para grupo de Rock y orquesta.

PUESTA EN ESCENA DE GENESIS


Nuevamente las voces apocalípticas presagiaron la muerte del arte, la muerte de la música y hasta el fin de la historia. Así como algunos aborrecieron el diabolo in musica como música del diablo, otros condenaron el ruido como muerte de la armonía.

EL ROCK COMO SUBVERSIÓN DE LOS VALORES

Ante el panorama anterior, es inevitable que las miradas fundamentalistas encuentren en el Rock la ruina de los valores que cimentaron la sociedad tradicional y que se lamenten del mal ejemplo que significa para la juventud, que se hayan formado ligas de padres que velan por la depuración de la música que consumen sus hijos, cuando no pueden proceder a prohibirla. Muy sonado es el caso del Parents Music Resource Center, fundado por Tipper Gore en 1984, esposa de quien fuera vicepresidente de los Estados Unidos, que promovió una suerte de liga de resistencia a la música Rock y que resultara acusada por músicos de la talla de Frank Zappa de realizar campañas de censura abiertas o encubiertas contra la música Rock y que se asociara a esta organización con la derecha americana ultrarreligiosa.



LOGO DE ADVERTENCIA PARENTAL CREADO POR EL 
PARENTS MUSIC RESOURCES CENTER

En 1995, esta entidad publicó una lista de canciones titulada Filthy Fifteen [Las 15 asqueroasas], entre las cuales se hallaban temas de Prince, Judas Priest, Madonna, AC/DC, Mötley Crüe, Def Leppard, Mercyful Fate, Black Sabbath, entre otros y a los cuales se les adjudicaba ese lugar por referirse a temas tan variados como el sexo, la violencia, el consumo de drogas o el ocultismo. 

EL ROCK COMO INSTRUMENTO DE DOMINACIÓN

En los últimos años fue muy difundido el caso del roquero punk Gorki Águila, líder de la banda Porno Para Ricardo, acérrimo crítico del régimen cubano, quien fue encarcelado varias veces bajo el cargo de peligrosidad predelictiva. Músicos de diversas partes del mundo, pero en especial españoles, como Loquillo o Miguel Bosé, reclamaron por su liberación y por la libertad de expresión en el arte. 


GORKI ÁGUILA

Tales reclamos, calificados por la prensa afecta al régimen como provenientes del fundamentalismo democrático, levantaron alguna polvareda que evitó que el músico se perpetuara en la cárcel. Esa misma visión descalifica al punk como una actitud anarquista, antisistema, y de apoyo a grupos terroristas neofeudalistas, como el caso de ETA en España. El Rock no sería, por otro lado, otra cosa que un instrumento de dominación ideológica, bien del imperialismo capitalista, bien del anarquismo antisistémico, bien del fundamentalismo democrático.

LARGA VIDA AL ROCK'N'ROLL

Sucede y sucedió con muchas cosas en la Historia, que se vuelven el recipiente de aquello que se quiere alejar y exorcizar, especialmente cuando se acucia la conciencia. El Rock ha trasmitido, fundamentalmente, un impulso de libertad, no siempre dirigido con certeza ni sabiendo exactamente para qué, es cierto, pero de apertura mental a la conciencia de lo diferente, lo otro. Pero el hecho de ser receptáculo de lo que las tendencias ortodoxas y dogmáticas de las sociedades desen expulsar de sí, parece un poco excesivo.

No obstante, algo hay potencialmente en el Rock que asusta a los poderes. Quizás sea su autenticidad, aunque día a día se vea cómo se lo quiere maquillar, desnaturalizar, industrializar, empaquetar, etiquetar, vender, condenar, encarcelar, denostar ...
 
Rock Is The Medium Of Our Generation dice Yes en su tema Release, Release [Libera, libera], del álbum Tormato de 1978.  

Release, release, 
Enough controllers, 
Show some signs 
Of appreciated loyalties 

Release, release, 
Or abandon your hope for your brother
Release, release,
Or abandon your hope for yor sister

Release, release ...

Así culmina, tan sencillo como ello.


Quizás sea su naturalidad y no haya que darle vueltas.

Como dicen los Stones


It's Only Rock'n'Roll... But I Like It

Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Librepensador en todos los campos y en su mayor extensión imaginable