CRUZAN ABBEY ROAD

ACROSS THE BEATLE UNIVERSE

VOTANOS AQUÍ PARA QUE ABBEY ROAD ESTÉ ENTRE LOS 100 MEJORES BEATLES SITES

sábado, 4 de febrero de 2012

NUESTRO VOTO PARA LOS MEJORES DISCOS DE 2011 [Encuesta de El Retorno Del Gigante]

Como anunciáramos, damos a conocer cuál es la selección de ABBEY ROAD respecto a los (hasta) 10 mejores álbumes de 2011. La salvedad de siempre: establecer un número límite complica mucho las cosas porque restringe y deja fuera muchas obras con grandes merecimientos. ¿Qué diferencia hay entre los números 11 y 12 con los números 10 o 9? Puede que sean diferencias de matiz muy sutil. Por consiguiente, de lo mejor de 2011 es más lo que queda fuera de una lista de 10 que los 10 que entran en ella. Esto tiene una conclusión muy interesante: se produjo mucha y muy buena música durante el año que terminó. Esperemos que 2012 se presente semejante. (Por lo pronto, ya el anuncio de la aparición de Thick As A Brick 2 es por demás auspicioso de lo que será el año y ni qué decir de la aparición de Flying Colors, sobre la que hablaremos más adelante).

En la encuesta de El Retorno Del Gigante se admitía el voto de hasta 10 álbumes. Si se consulta cómo se viene votando, se verá que la mayoría lo ha hecho por una lista completa de 10. También se encuentra una enorme heterogeneidad y algunas recurrencias. No hemos escapado a esas recurrencias, lo cual perfila un cierto grupo de discos que han despertado mayoritariamente las preferencias.

Si bien en la encuesta no se pedía establecer un orden de preferencia, hemos decidido mandarlo con ese orden (lo que a los efectos de la votación no incide en nada) porque al expresarlo aquí iremos fundamentando nuestro voto y el orden que le hemos dado.
Y sin más preámbulos, la selección de ABBEY ROAD para los (hasta) 10 mejores discos de 2011 es:

10. John Wetton - Raised In Captivity


El viejo rockero multifacético que vimos en King Crimson, en Uriah Heep, en Asia, en Wetton - Downes, en UK, en Roxy Music o como solista se despacha con un disco en el cual hace una especie de síntesis musical de su vida y su trayectoria, contando con la participación de invitados de primera.

Una primera audición descubre una enérgica performance de este vocalista vigoroso y bajista y guitarrista solvente. Parte de su historia musical pasa por los invitados que incorpora tema a tema. Así su pasaje por King Crimson, Uriah Heep, Roxy Music, UK y Asia están representados por viejos compañeros de esas legendarias bandas. Es un buen resumen de su trayecto por la escena progresiva en los últimos 35 años y como un ajuste o puesta a punto de su presente, en el cual comparte su carrera solista con la actividad de Asia.

Una obra que se vuelve testimonio de una vida y que refleja fielmente el nivel de calidad constante de un gran músico.

09. Glass Hammer - Cor Cordium



La aparición de Cor Cordium ha sido considerada como la segunda parte de su opus anterior, If, editado en 2010. Hay quienes le han reprochado una cercanía que consideran excesiva a Yes. Es clara la influencia de la banda sobre Glass Hammer, pero no es menos cierto que el producto que se recibe suena a propio y no a impostado ni tomado en préstamo. La trayectoria de Glass Hammer [este es su 13º disco de estudio] acredita la suficiente originalidad y la solidez compositiva y ejecutiva de sus integrantes como para no considerarlos un mero producto subsidiario de otras bandas. La más clara impresión que me han dejado tanto Cor Cordium como If, es que ellos siguen allí donde alguna vez se detuvieron las grandes bandas progresivas clásicas. Porque no es solamente el sonido yesiano el que está presente, sino también una buena impronta de otras bandas, como ELP, por ejemplo. 

Como una buena secuela de la vieja escuela y como una reactualización de las viejas raíces, como el desarrollo de un sonido propio que, no obstante, dialoga y se emparenta con la historia prog, es que valoramos muy positivamente este álbum.

 
No sabemos con exactitud qué puntaje le daríamos, pero solo diremos que está muy cercano a la excelencia y que es, por sobre todo, un disco imaginativo, creativo y ameno, además de ser un homenaje a los grandes del Prog Rock Sinfónico.

08. Agents Of Mercy - The Black Forest



El Prog sueco tiene una especial atracción. Han sabido, desde la primera hora, marcar un sano contrapunto con el Prog británico, a la vez que marcar un perfil muy nítido dentro de la escena prog. Agents Of Mercy es una banda relativamente reciente en sí misma, pero de larga trayectoria en sus músicos, comenzando por su líder Roine Stolt, que trae la línea que recorre Kaipa y The Flower Kings y que se emparenta también con el Karmakanic de Jonas Reingold.

Este tercer disco de Agents Of Mercy es un genuino vástago del árbol del Prog sueco y marca, aunque mantenga relación con sus antecedentes y adláteres, una línea propia y un momento de madurez muy definido.


... se trata de una obra de alto nivel, con ribetes épicos, pasajes muy melódicos y tramos con gran carga heavy. Por momentos se aproxima al Metal Progresivo y administra muy bien los recursos del sinfonismo.

Me animo a pronosticar un muy buen papel de este disco dentro de las ediciones del 2011.


07. The Tangent - COMM



La banda multinacional liderada por el británico Andy Tillison, presentó su sexto disco de estudio, que reafirma las virtudes de sus antecesores. Una variada gama de matrices artísticas a las cuales refiere, que incluyen naturalmente el sinfonismo, los aires jazzísticos, el hard rock, la fusión, el experimentalismo sonoro, el ambiente espacial y psicodélico, traen a colación otras andanzas de Tillison, como por ejemplo las de Parallel Or 90 Degrees.


Como ocurre habitualmente con los discos de The Tangent, es necesario oirlos repetidas veces hasta captar la real estructura de los temas y familiarizarse con ellos, ya que la complejidad es una de sus señas de identidad. La música de The Tangent, en una primera oída anuncia que va a ser disfrutable pero no en lo inmediato, sino a medida que nos vayamos adentrando en su intrincada trama sonora y podamos desentrañar cómo está construida. Lo interesante es que casi invariablemente se produce un proceso de fruición que se retroalimenta de una oída a otra, ya que al terminar una audición, queda la sensación de que en la próxima disfrutaremos aún más.


06. Blackfield - Welcome To My DNA



Uno de los mejores side projects de Mr. Wilson, en asociación con Aviv Geffen. A la altura de sus antecedentes Blackfield y Blackfield II, despliega el arsenal sonoro que esta banda logra desarrollar. Es un costado menos hard de Wilson, a través del cual puede explorar zonas más melódicas. Nivel impecable de creación y de ejecución, originalidad, verdadera calidad, este disco, sin ser revolucionario, es un exponente maduro, redondo, altamente logrado. 

Un muy buen año para Steven Wilson, quien se revela cada vez más como un personaje de la talla de los más grandes de la escena prog en particular y del mundo de la música en general.

05. Yes - Fly From Here



Este es uno de esos discos que levantó polvareda y polémica, especialmente por dos aspectos: es un Yes sin Jon Anderson y recuerda mucho a las circunstancias en que se creó Drama a comienzos de los '80. De hecho los dos ex Buggles vuelven a estar involucrados en este proyecto de Yes que algunos han denominado como Drama II.

Pero más allá de esos aspectos bastante circunstanciales, es sumamente saludable que una banda señera como Yes tenga, 40 años después, cosas para decir y que no sean las mismas de siempre. ¿Que hay partes que se remontan a los '80? Es claro que sí. También The Beatles incluyeron en Let It Be algún tema de su repertorio más temprano que nunca había llegado a la grabación. Eso no desmerece la obra. Es más, incluye algún tema por el cual ya bastaría para valer la pena, como es el caso de esa pequeña joyita que es Hour Of Need.

¿Que no es el mejor Yes? Es probable. Pero es muy bueno y con un resultado digno, y a nuestro juicio, uno de los 10 mejores del año. Sobre todo porque genera un producto logrado y porque no sigue lucrando con los retazos de un pasado glorioso.


04. Yellow Matter Custard - One More Night In NYC



Ciertamente este no es un disco de estudio y ni siquiera contiene creaciones de sus ejecutantes, pero es un excelente disco en vivo por una extraordinaria banda tributo, que es un side project de sus fenomenales integrantes. A eso se debe agregar: la composición musical es de insuperable calidad. 

Y no se trata de un tributo más, sino de un testimonio de estos músicos que se aplican a la música de sus raíces con toda la seriedad que impondrían a sus propias creaciones. Razón de más para valorarlo muy especialmente.

 
... este tributo que hace Yellow Matter Custard es mucho más que un simple gusto que se dan músicos habituados al éxito, como si fuera una extravagancia, sino un profundo reconocimiento que la cultura rock hace a los gestores de algo que resultó irreversible y absolutamente condicionante de los desarrollos posteriores. En otras palabras, no solamente se deja testimonio de cuánto influyeron The Beatles en cada uno de estos músicos, sino que también se deja sentado que gravitaron sobre corrientes musicales tan diversas como las que encarnan los músicos que integran Yellow Matter Custard.

03. Karmakanic - In A Perfect World 



Un disco en que la banda de Jonas Reingold expande su ámbito de desarrollo. Haciendo pie en sus creaciones anteriores y siendo considerado como una especie de continuación de Who's The Boss In The Factory?, este álbum abre como una floración de múltiples direcciones en las influencias que recibe. Así puede combinar ritmos caribeños con sólidos riffs metálicos o transitar por la alusión a las grandes bandas del Prog Sinfónico clásicas (las más evidentes, Yes o Genesis), o seguir ahondando y solidificando las líneas de la propia banda y de sus desarrollos paralelos (Agents Of Mercy, The Flower Kings).


Decía ABBEY ROAD en su momento:

Karmakanic puede, en este nuevo opus, despacharse visitando diversos territorios musicales y aludiendo tanto a Yes como a Spock's Beard, The Flower Kings, Agents Of Mercy y, si repetimos cuidadosamente la audición aflorarán seguramente otras citas que están entretejidas en la trama compleja de este disco que recomendamos sin ambajes. 


02. Jakszyk, Fripp & Collins A King Crimson Project - A Scarcity Of Miracles



Desde su aparición, quedó planteada una cuestión compleja: ¿es o no es un nuevo King Crimson? ¿Es otra fractalización, es una etapa nueva, es una banda diferente? Si hemos seguido a Fripp a lo largo de estos 40 años, podremos comprender que todo lo que haga bajo el signo de KC, es y no es King Crimson. Ese toque de ambigüedad es ya distintivo de lo que puede pergeñar una figura de la talla de Fripp. Es que Fripp es así y así es como hay que tomarlo, con todo lo de inesperado que trae aparejado.

A Scarcity Of Miracles es una obra que retrotrae a ciertas etapas de King Crimson, de corte más intimista por momentos. En cuanto a lo que significan las presencias de los músicos, casi todo el último Crimson está ahí (Fripp, Harrison, Levin) y partes de los anteriores (el propio Fripp, también Levin y Collins) y la incorporación de Jakszyk, a quien, si se lo ha seguido como solista, como en 21st. Century Schizoid Band o en The Tangent, ya se le notaba su potencial crimsoniano.  

Una obra mucho más que interesante, la apertura hacia un espacio crimsoniano enigmático. 

ABBEY ROAD opinaba en aquel entonces

... intriga si seguirán ensayando con este proyecto y qué evolución pueden lograr. (...) seguramente si Fripp ha logrado, 40 años después, hacer que lo que se avecina sea una incógnita, tanto por que se produzca como por que no, demuestra que mantiene sus dotes de prestidigitador.


01. Steven Wilson - Grace For Drowning




Creemos que con total justicia este es el mejor disco del año. Un trabajo impecable e impresionante de parte de este gigante contemporáneo de la creación, la producción y la realización musical. No puedo evitar emparentar a Wilson con Fripp. Creo que manejan disciplinas de trabajo semejantes y que Wilson tiene mucho de Fripp en su desempeño. Lo cual no le resta méritos en absoluto. Wilson es, no solamente uno de los músicos más capaces y crerativos de las generaciones posteriores a los progresivos clásicos, sino que es también una de las mentes más inteligentes de la contemporaneidad.

Si Insurgentes había sido una revelación en un Wilson que comenzaba a transitar una vía en solitario [despejando a todos sus compañeros de Porcupine Tree, Blackfield, IEM, No Man, etc], este álbum es la confirmación de que el universo wilsoniano posee aún territorios y habitantes que están por descubrirse. Tal la riqueza de su mundo sonoro, musical, creativo.

Así valoraba ABBEY ROAD este álbum 

El disco reúne varias cualidades: es fiel a la matriz musical de Wilson, reúne hilos de sus diversos side projects [Blackfield, No Man, I.E.M.], despliega un dominio asombroso de todos los instrumentos, genera atmósferas musicales contundentes, varía desde el sonido más ácido y pesado hasta la acústica más sutil y etérea, juega con la armonía y la disonancia, salta de la melodía al ritmo, a la trama y a la construcción sonora. Cuando explora territorios ajenos, como el caso de la tierra crimsoniana, da las atmósferas incluyendo instrumentaciones propias de Crimson, teclados juguetones, vientos que sobrevuelan la densidad de la base sonora, experimentaciones vocales, creación de atmósferas misteriosas, sugerentes, sorpresivas.  (...)

Un disco lleno de sutileza y de fuerza, de suavidad y de aspereza, de cadencia cansina y de energía vital. Cada tema parece girar el ángulo de percepción de Wilson y mostrar sus perfiles, aquellos que son necesarios para verlo en su unidad, pero que a la vez se manifiestan en su pluralidad y que permiten traslucir los otros que Wilson transparenta.

Curiosamente, dentro de los primeros discos del año, a juicio de ABBEY ROAD, encontramos la dupla Fripp - Wilson. En ellos hay muchos elementos de correspondencia y comunicación. Son visibles las influencias recíprocas que sus obras revelan. No solamente han trabajado juntos en estos años en la remasterización de la discografía crimsoniana que cumple 40 años entre 2009 y 2014, de In The Court Of The Crimson King  hasta Red, sino que han compartido baterista entre Porcupine Tree y King Crimson, con Gavin Harrison.

De modo que, además de que sus obras sean a nuestro juicio, y usando el lenguaje de la Fórmula 1, el 1-2 del 2011, queda reafirmada la enorme estatura que los dos músicos tienen en el panorama actual de la escena Prog.

Antes de despedirnos, invitamos a los amigos de ABBEY ROAD a compartir en este espacio sus opiniones acerca de los mejores álbumes del 2011 y a que se animen a enviar a El Retorno Del Gigante sus respectivos votos.

Cuando la votación esté cerrada y los resultados estén a la vista, volveremos a comentar.

Hasta pronto  

2 comentarios:

  1. I like Grace For Drowning by Steven Wilson.
    Best wishes from Italy.

    ResponderEliminar
  2. Falto el album debut de The Aristocrats (Imperdible y compite con Grace For Drowning por el primer puesto enmi opinion)
    Heritage de Opeth
    Y por que no incluir A Dramatic Turn Of Events (el ultimo albun de Dream Teater)

    ResponderEliminar

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Librepensador en todos los campos y en su mayor extensión imaginable