CRUZAN ABBEY ROAD

ACROSS THE BEATLE UNIVERSE

VOTANOS AQUÍ PARA QUE ABBEY ROAD ESTÉ ENTRE LOS 100 MEJORES BEATLES SITES

viernes, 29 de julio de 2011

ALGUIEN LO SUGIRIÓ: MÚSICA QUE ROMPIÓ MI CABEZA

Gracias al aporte del amigo Zadi, de Cualquier Cosa Menos Sordo se nos ocurrió retomar su idea de postear acerca de la música que nos cambió. Esa música que te encontró en un recodo, sin aviso, sin promoción y que te hizo sentir que la descubriste. Esa música que activó tu sensibilidad y no pudiste parar de oirla hasta haber penetrado lo más profundo de ella. Esa música que te dejó convencido de que, no solo tu cabeza, sino todo vos ya no fuiste el mismo después de conocerla. Seguramente para cada quien esto es diferente, pero lo que sin duda es igual es que hay alguna música que alguna vez te "rompió la cabeza".

Lo que es seguro también es que esto se da en etapas y que se va superponiendo como capas en la piel. Lo bueno también está en que lo que ya tenés incorporado te ayuda a captar lo nuevo y lo nuevo te ayuda a reactivar lo que traías, en una interacción rejuvenecedora y enriquecedora. Después que vengan con que el arte es algo superfluo y accesorio ... El arte - y la música es parte del arte - logra modificar nuestra percepción del mundo y no solo ello, sino también nuestra concepción del mismo. Si eso no es sustancial, ¿qué lo es?

Para nuestra generación la construcción de la cultura se realizó a través de muchas cosas, una de ellas es la música y muy especialmente el Rock, en todas sus variantes. La nuestra es una cultura Rock, genuina, profunda, ya arraigada definitivamente. Fue uno de esos fenómenos artísticos que cambió el mundo. No el show - bussines del Rock comercializado, sino ese que golpeó la conciencia joven - a su tiempo - pero que se prolongó y metamorfoseó a lo largo de las generaciones, uniéndolas. Hoy a los festivales de Rock van los padres con sus hijos y los nietos con los abuelos. Hoy hacen Rock los hijos de los roqueros y los roqueros hacen ya una música universal. Y que tampoco me vengan a hablar de la penetración industrial - comercial de los imperios económicos, porque está lleno de fenómenos comerciales de ínfima calidad artística producidos por muchas culturas vernáculas que no tienen explicación más que en el consumo pasatista. En cambio, del Rock han surgido muchísimas, tantísimas expresiones de autenticidad artística, algunas menos logradas que otras, pero que sí ocupan un principalísimo lugar desde el punto de vista de la creación artística.

Todo esto para llegar a otra consideración: cuando decimos la música que rompió mi cabeza, no solo queremos decir aquella que me gustó, sino aquella que me despejó un panorama desconocido, aquella que me internó en territorios inciertos, la que despertó sensaciones no experimentadas, la que invitó a caminos de los cuales no hay marcha atrás porque te dejan huellas indelebles.

Lo que yo puedo dejar aquí es lo que ha sido [y sigue siendo] mi experiencia, similar a la de muchos quizás, diferente a la de muchos otros, sin duda. Pero es la única que puedo transferir con propiedad y acaso, compartir con la de los demás.

Pues sí, aquí va:

La primera música que rompió mi cabeza fue, ¿qué duda cabe?, la de The Beatles. Tengan en cuenta la generación a que pertenezco, los que hoy andamos en la cincuentena, y comprenderán que no pudo ser de otro modo. Sin embargo, a mí me agarró muy joven, tendría unos 8 años, pero tenía a mi alrededor a otros un poco más grandes, lo que me facilitó el acceso. Pero lo más notable de todo - y que aún hoy agradezco - es que fue mi padre quien introdujo silenciosamente en mi casa el primer LP de The Beatles que conocí, la banda sonora de A Hard Day's Night, o sea la versión USA del disco, que fue la que se editó en Uruguay en vinilo. Uno ya había escuchado a los cultores rioplatenses, sobre todo del twist y algo del Rock, pero tomar contacto con The Beatles fue experiencia suprema, sobre todo cuando estando reunidos en mi casa con hermanos y vecinos, comenzó a sonar A Hard Day's Night repentinamente y nosotros reaccionamos como con resortes. Allí se abrió un grifo que nunca más cerraría. 


EDICIÓN URUGUAYA DE A HARD DAY'S NIGHT 
CON SU PECULIAR CARÁTULA EN FUNDA PLÁSTICA


Lo más interesante es que poco tiempo después The Beatles volverían a abrirme la cabeza a través de mis oídos, sobre todo luego de tomar contacto con el Sgt. Pepper y lamentablemente de modo tardío con el White Album, que en Uruguay se conoció recién en 1969.

Pero reconozco que la huella beatle ha quedado totalmente impregnada y ha condicionado lo que vendría después.

Las otras experiencias que generaron transformaciones vinieron también con cierto retraso dado que al Río de la Plata las novedades llegaban lentamente. Se dependía de las editoras locales que compraban la representación de los sellos discográficos y recién entonces se podía acceder a la discografía de bandas que fuimos descubriendo de a poco y sin orden preciso.

Tras The Beatles, vino el Rock pesado, como le decíamos. Recuerdo un Profesor de Educación Musical en la época del secundario que nos permitía oir durante los recreos fragmentos de nuestros discos. No era un Profesor joven, sino todo lo contrario, un señor ya mayor que, contra todos los preconceptos, nos intentaba atraer a la música partiendo de nuestros gustos. Y allí entramos a otro mundo, otra línea. Allí sentí esa sensación de "esto es algo completamente nuevo y desconocido". Allí estaba Led Zeppelin, sobre todo con Heartbreaker y Whole Lotta Love y todo ese álbum impresionante que es el Led Zeppelin II. Para mí fue un sonido que nunca había imaginado. Y poco después apareció por allí mismo Deep Purple. Por ese entonces hacíamos una fuerte circulación de discos entre los amigos, pero en sentido material. Apenas si había alguno que disponía de un grabador de casetes que todavía eran rarísimos. De manera que era muy frecuente que saliéramos a la calle con unos seis u ocho discos bajo el brazo, algunos para devolverlos a sus dueños, otros para prestarlos y volver luego a casa con un nuevo cargamento de discos obtenidos entre los amigos para ver si aparecía algún otro que te "rompiera la cabeza".





Todavía estamos a principios de los '70. La próxima entrega será sobre la irrupción del Progresivo, uno de los descubrimientos más determinantes.

Hasta entonces. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Librepensador en todos los campos y en su mayor extensión imaginable