CRUZAN ABBEY ROAD

ACROSS THE BEATLE UNIVERSE

VOTANOS AQUÍ PARA QUE ABBEY ROAD ESTÉ ENTRE LOS 100 MEJORES BEATLES SITES

viernes, 18 de enero de 2013

WHEN I GET OLDER, LOSING MY HAIR, MANY YEARS FROM NOW ...

When I'm Sixty - Four se convirtió en una expresión para designar ese momento lejano en que uno llegaría a la vejez. Cuando la canción, escrita por Paul McCartney, se conoció en 1967, la mayoría de los oyentes de The Beatles, éramos lo suficientemente jóvenes como para pensar que el tiempo que distaba entre la edad que teníamos y los 64 años era muy largo y que aún distaba mucho. Tanto que, pensábamos, antes deberá llegar el año 2000!! El tiempo, como se sabe, es inexorable y cumple con total precisión con su principal designio, que es transcurrir. En ese transcurso, nosotros nos debatimos por cumplir nuestros designios, es decir, aprovechar y gozar, cada cual a su manera, de su transcurrir.

Pero es inevitable que, por jóvenes que seamos, nos proyectemos hacia el futuro, si no es para hacer planes y proyectos, será para tejer esperanzas, pero en todos los casos, nos visualizamos en ese futuro e imaginamos cómo podremos ser.

La canción de The Beatles habla de esa imaginación, desde el presente de un joven que recrea por anticipado lo que será el inicio de su vejez.

Poco tiempo después de la aparición de esta canción, editada en el Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band, hubo quienes imaginaron cómo serían los integrantes de la banda al llegar a los 64. Se hizo bastante popular un dibujo que presentaba a los músicos llegando a una claramente próspera vejez. No hemos podido determinar quién es el autor de este magnífico dibujo, y aún en la web se le reputa de autor desconocido, pero hemos querido traer aquí ese diseño, ya que permite algunas consideraciones que creemos interesantes.


Una imagen imaginada que choca de muchos modos con lo que realmente fue
  
Tengo recuerdo de esta imagen allá por 1969, e incluso de que haya sido utilizada como carátula de un número de la Revista Pelo, publicación de Rock argentina, dirigida por Daniel Ripoll, que hizo época y que fue modelo de muchas otras publicaciones similares. Fue algo así como el equivalente la Rolling Stone en la Argentina de aquel entonces.

Primera consideración:
El dibujo presenta a los cuatro Beatles juntos, como un grupo, previendo que al alcanzar la avanzada edad de 64 años, aún permanecerían juntos. No era algo demasiado descabellado tener la esperanza de que así fuera, pero a la luz de la historia transcurrida, ya por ese entonces las cartas estaban echadas para que la vida compartida como banda tuviera los días contados. No obstante, aunque la banda se hubiera separado, bien podrían haber continuado siendo buenos amigos que cada tanto podían reunirse a recordar las viejos tiempos.


La única reunión oficial de The Beatles fue en 1995, cuando grabaron Free As A Bird y Real Love, como parte de proyecto Anthology


En aquella ocasión, hallándose los tres en la cincuentena, rindieron homenaje a su amigo John.


Segunda consideración:
La imagen presupone que los cuatro Beatles llegarían a los 64 años, lo cual, resultó completamente diferente. John Lennon fue asesinado a los 40 años y George Harrison sucumbió al cáncer a los 58. Los dos Beatles supervivientes han superado airosamente la marca de 64 y ya han pasado los 70.


Una de las últimas fotografías de John Lennon, proveniente de la sesion que realizó Annie Leibovitz, la tarde del día en que sería asesinado.


Fotografía de George Harrison incluida en su álbum póstumo Brainwashed, en el que estaba trabajando cuando el cáncer le ganó la partida. Fue terminado y editado por su hijo Dahni.

Tercera consideración:
El aspecto físico con el que se los imagina a los 64 años es el de prósperos hombres que han gozado de una buena vida y que podrán tener algún tipo de achaque de la edad, pero quizás no más. John, Paul y Ringo aparecen opulentos respecto a lo que eran y George, aunque permence como el más delgado, tampoco es físicamente magro. Si hubiera que imaginar alguna afección concordante con el tipo físico que se les adjuca, uno pensaría en la aristocrática gota, signo de un consumo excesivo de ácido úrico y, por tanto, de carne. Quizás, dado el pronunciado desarrollo de los vientres, se podría pensar en alguna dispepsia o una gastritis. Curiosamente, los cuatro atravesaron diversas etapas de vegetarianismo y de cuidados alimenticios que hicieron imposible que se concretara la apariencia del dibujo. En el caso de Paul, es incluso un activista vegetariano sumamente exigente en los lugares a los que va, desde el alimento hasta que los materiales de lo que lo rodea no sean de origen animal.


A los 40


A los 70


A los 70


A los 55
Cuarta consideración:
La propia fisonomía de The Beatles ya mayores a los jóvenes que eran durante su época de actividad como banda es diferente. Es decir, tuvieron un estilo muy difrerente de envejecimiento. Para comenzar, no los afectó la calvicie del modo que la imagen preveía [aún en los casos en que se mostraba como incipiente]. Los rasgos fisonómicos, tanto cuando aparecen engordados como cuando se los mantiene más delgados no tienen nada que ver con cómo se tranformaron los rostros. La marcas y arrugas de la piel tampoco tienen ningún grado de semejanza. Lo mismo ocurre con la vestimenta: en el dibujo se los atavía con un estilo tradicional, al que nunca se avino ninguno de los cuatro en los años posteriores. En resumen, se imaginó otro tipo de envejecimiento, quizás más acorde con los mayores en la década del '60 que con los sexagenarios del siglo XXI. Si se mira bien el dibujo, los cuatro parecen personajes provenientes de relatos victorianos y no tanto quienes fueron en su juventud parte de la vanguardia cultural y modelos de referencia para sus contemporáneos y personas que adoptaron posturas contestatarias de la cultura dominante. El dibujante imaginó, a cambio, a cuatro señores muy británicos.


McCartney 2012


George Harrison en el 2000, junto a su esposa Olivia


John Lennon con signos de envejecimiento


Ringo Starr en 2012


En consecuencia, la realidad fue muy otra en todos los casos, aún cuando, como Lennon o Harrison, no hayan llegado a los 64. Sin embargo, ya habían comenzado a envejecer y lo hicieron, a todas luces, en sentido diferente.

Los caricaturistas han dejado también registro de esas formas diferentes de envejecer. Aquí, cuatro ejemplos, alguno más imaginado que otro:

John Lennon


Ringo Starr


George Harrison


Paul McCartney

Esperamos que haya sido de interés, nos encontramos pronto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Librepensador en todos los campos y en su mayor extensión imaginable