CRUZAN ABBEY ROAD

ACROSS THE BEATLE UNIVERSE

VOTANOS AQUÍ PARA QUE ABBEY ROAD ESTÉ ENTRE LOS 100 MEJORES BEATLES SITES

miércoles, 10 de julio de 2013

SGT. PEPPER'S LONELY HEARTS CLUB BAND EN VARIAS DISCOGRAFÍAS BEATLE POR EL MUNDO

Catalogado como el disco más influyente de la historia del Rock, Sgt. Pepper's... es la obra en donde la madurez creativa de The Beatles se hace más manifiesta. El disco se hizo esperar un año, lo cual puso muy nerviosos a los fans, los críticos y los productores discográficos. Esto obligó a sacar entre medio algún disco recopilatorio para calmar la avidez del mercado [A Collection Of Beatles Oldies] así como a extraer del material creado en el contexto del álbum los dos temas que compondrían el single más extraordinario de la banda, en el cual es imposible distinguir una lado A y un lado B, ya que ninguno de los dos temas se superan entre sí [Strawberry Fields Forever y Penny Lane], dos temas que tienen en común las reminiscencias infantiles y adolescentes de Lennon y McCartney respectivamente y que encajaban perfectamente dentro del universo musical que crearon para Sgt. Pepper's...


The Beatles como alter egos

La elaboración del disco no solo comprendio los aspectos compositivos de los temas, sino también la experimentación, la influencia de las vanguardias, la búsqueda de efectos sonoros inauditos, los arreglos musicales con instrumentos no convencionales en el Rock y la utilización de un nuevo instrumento [el mellotron fue utilizado, pero no me refiero a este]: el estudio de grabación. Nada fue igual en la música después de Sgt. Pepper's... y su lección de cómo aprovechar la tecnología y ponerla al servicio de la creación artística. Es cierto que paralelamente había otras bandas experimentando en un sentido similar [The Moody Blues, Pink Floyd] pero la aparición de Sgt. Pepper's... legitimó con el sello Beatles ese camino que se abría y que pronto transitarían multitud de bandas.


Celebrando el lanzamiento del disco

El álbum se editó en Gran Bretaña el 1º de junio de 1967, seis meses después de que comenzara su proceso de grabación, un hecho insólito para la edición discográfica, teniendo en cuenta que Please Please Me había llevado 13 horas de grabación para quedar pronto. Sgt. Pepper's... llevó 700 horas de estudio de las que no todas fueron de grabación, pero sí de elaboración, creación, complejización, experimentación, ensayo y todo lo demás. La edición británica cuenta con un setlist de 13 temas [sin contar el galimatías que se repite en el surco de salida de la segunda cara del disco, es decir, al final del mismo]. McCartney ha dicho que ese enigmático fragmento fue colocado allí para aquellos que tenían tocadiscos manuales, en los que el brazo no se levantaba automáticamente al llegar al centro del disco y que así, en lugar del molesto siseo de la púa dando contra el tope del surco, obtuvieran algo más de la obra. Tan siginificativo resultó este detalle, que quienes tenían ya tocadiscos automáticos buscaban recursos para evitar que el brazo se levantara apenas comenzado a oir el galimatías y que cuando las ediciones se hicieron en CD, incluyeran un remedo del efecto original, que repetía la misteriosa frase una serie de veces, aunque tenía un final. En la edición original, el surco dejaba de sonar únicamente cuando lo decidía el oyente al levantar la púa del mismo. Si no lo hacía seguía sonando de continuo. 

Esta curiosidad, que puede parecer banal, hizo que todos oyeran hasta el final buscado esa especie de hiden track para determinar la autenticidad de la versión que se poseía. No tengo la seguridad de que todas las ediciones lo incluyeran, pero sí tengo clara la sensación de tener la certeza de poseer una edición fiel a la original. ¿Qué importancia podría tener esto? Más que importancia es lo significativo que resulta: hubo un cambio de actitud de los oyentes a partir de Sgt. Pepper's... y no únicamente por el surco enigmático sino por toda la obra con esas peculiaridades que condujeron a que la actitud del oyente fuera la de recepcionar una obra mayor, destinada a ser oída como tal y con una cierta sistematicidad y no como salpicón de surcos. Al aparecer como un concierto de una banda ficticia, nosotros somos el público que estamos en ese concierto. En los conciertos uno no saltea temas ni altera la audición, sino que se entrega a lo que los músicos nos ofrecen. No importa si el concierto lo da la Filarmónica más encumbrada en el escenario más distinguidamente culto o si lo da una modesta banda en un escenario informal: el espectador se entrega a lo que se le propone. El disco da, por definición, la libertad de moverse por él a discreción y según preferencias. En la actual tecnología digital, podemos randomizar las pistas y darles nuestro orden propio. Pero hay discos en los que la propia obra requiere una audición determinada y este es el caso de Sgt. Pepper's... Y es quizás la primera obra de estas características en el Rock, quizás por poco y a pesar de que los propios Beatles no lo consideraron un concept album

De cualquier forma, este álbum se convirtió en paradigma cultural moderno y resultó definitivamente difícil seguir tratando las propuestas de los músicos con la misma ligereza y criterio mercantil de antes. Por eso la edición estadounidense de Capitol no difirió en un ápice de la edición británica de Parlophone. En Estados Unidos el disco salió al mercado el 2 de junio de 1967.

Una tapa que hizo historia

En ambos casos, la presentación fue igual. Una portada doble que contenía en la contratapa las letras de los temas y que traía una plancha con recortables que permitían que el oyente se transfigurara como uno más de la Lonely Hearts Club Band. La dirección artística estuvo a cargo de Robert Fraser [amigo personal de McCartney, marchant y operador cultural]. El diseño de tapa lo realizó Peter Blake [reconocido artista Pop] y su esposa Jann Haworth [también artista]. Las fotografías las tomó Michael Cooper [fotógrafo del Swinging London]. El diseño de la funda interior corrió por cuenta del colectivo artístico holandés The Fool [Simon Posthuma y Marijke Koger]. Todos estos aspectos fueron respetados en la edición USA. 

En lo que atañe a otros países todos respetaron el setlist y las fotografías de portada y contratapa con las letras, por lo menos. Los otros detalles han resultado variables y responden a una diferente disponibilidad de los mercados a adquirir una presentación evidentemente más costosa.

Pasemos revista a los países que venimos mencionando en los últimos posts y que no hemos reseñado específicamente.

En Alemania se editó en el sello Hörzu Electrola en junio de 1967.
En Australia la fecha fue la misma para la edición del sello Parlophone.
En Canadá fue Capitol el sello editor en junio de 1967.
Para Dinamarca también fue Parlophone en junio de 1967.
En Ecuador el sello fue Odeon y salió a mediados de 1967.
En Filipinas, Finlandia, Francia, Grecia y Holanda, el sello fue Parlophone y la edición salió en junio de 1967.
En la India el disco apareció a mediados de 1967 bajo el sello Parlophone.
En Israel e Italia la edición fue en junio de 1967 en Parlophone.
En Japón la edición corrió por cuenta de Odeon en junio de 1967.
En Noruega y Nueva Zelandia también fue el sello Parlophone en junio de 1967.
Para Perú la edición fue de Odeon en junio de 1967.
En Singapur, Sudáfrica, Suecia y Venezuela el sello editor fue Parlophone en junio de 1967.
Y en Yugoslavia, el sello fue Parlophone/Jugoton y se editó en junio de 1967.

Señalemos que para Finlandia y Yugoslavia, este disco fue el segundo en ser editado de toda la vasta discografía. El primero fue, en ambos casos A Collection Of Beatles Oldies, un recopilatorio anterior que, de cualquier forma, es insuficiente para dar un buen panorama de la trayectoria previa.

Como puede verse, la edición no solamente fue amplísimamente más uniforme que en los casos anteriores, sino que salió en todo el mundo con una asombrosa simultaneidad. Tal la expectativa que se generó en torno a la obra que no terminaba de salir del laboratorio en que se había convertido el estudio.

A partir de este punto, las ediciones de la discografía Beatle contarían con un mayor respeto por las ediciones originales y por el contenido de los discos en sí, tomados ya como obras en conjunto y ya no más como simples colecciones de un número determinado de temas que podían ser esos u otros.

Había llegado la hora de otro tipo de respeto: al negocio se superponía ahora la categoría artística, de modo definitivo.

Siguiendo camino, tenemos a la vista un álbum con sus peculiaridades: Magical Mystery Tour. Tan es así que en algunas partes fue ábum y en otros un doble EP.

Allí nos encontramos nuevamente.

Hasta entonces. 




    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Librepensador en todos los campos y en su mayor extensión imaginable