CRUZAN ABBEY ROAD

ACROSS THE BEATLE UNIVERSE

VOTANOS AQUÍ PARA QUE ABBEY ROAD ESTÉ ENTRE LOS 100 MEJORES BEATLES SITES

sábado, 31 de marzo de 2012

GERALD BOSTOCK LLAMA A LA PUERTA: DEJÉMOSLO ENTRAR

Con anticipación a lo anunciado, encontramos ya hoy en la web Whatever Happend To Gerald Bostock? Thick As A Brick 2, o como ya se lo llama, TAAB2.




Hace un par de días, a través de Facebook, Anderson permitió tener un preview de todo el disco a través de un streaming que, sin embargo, estuvo colgado solo 24 horas. No obstante, pudimos llegar a escuchar buena parte del disco. Pero ahora ya está disponible en la web. De hecho, estoy terminando una primera audición. Y hay varias cosas que se aprecian rápidamente.

Los elementos de parentesco con el TAAB original son pocos pero evidentes a través de alusiones en lo musical, en algunos fraseos o en pasajes de estructura similar. De todos modos, esta segunda parte, aún manteniendo un hilo conceptual entre los 17 temas, no produce el continuum de la obra primaria y ello le quita algo de unidad y de fluidez a la audición, que no llega a dar la sensación de que se esté contando una historia. Cierto es que en su contenido se va pasando revista a las variadas posibilidades de lo que ocurrió con Gerald Bostock en los últimos 40 años. 



Hoy Gerald sería un cincuentón o casi y podría haber atravesado esos años de muy diversas maneras. Anderson lo imagina como banquero, como indigente sin techo, como militar, como director de música o corista de la iglesia y como un hombre común y corriente. En todas esas posibilidades, Gerald alcanza un destino diverso.

Musicalmente, además de los momentos de aproximación al primer TAAB, hemos podido, a primera oída, encontrar ciertos aires que vinculan con la época del War Child y muchos más pasajes que remiten a la trayectoria solista de Anderson [especialmente a The Secret Language Of Birds], así como al último Jethro Tull, el de J-Tull Dot Com o The Christmas Album.

La sensación es rara: por ser la secuela de TAAB, es inevitable sentir que se esta escuchando a Jethro Tull, pero por los sonidos, enseguida pensamos en Ian Anderson solista. Suena más Anderson que Tull, aunque Anderson sea Tull. Así se produce un cierto desconcierto, porque no sería Jethro Tull que está dando continuidad a su propia obra, sino que queda algo más disociado este TAAB2 del primero. Un ejemplo: Florian Opahle está impecable en la guitarra, pero su estilo no es el de Barre. Esto da otro timbre, otro color, otra guitarra que no es la de Tull, pero sí la que estamos acostumbrados a escuchar acompañando a Anderson solista.




De modo que todo da la sensación de una cierta ambigüedad. Es y no es Tull. No obstante, esa misma ambigüedad muestra que los 40 años de distancia no valen únicamente para Gerald Bostock, sino también para nosotros como oyentes, para Jethro Tull como banda, para Anderson como músico, y obviamente, para el mundo. Por ello queda bastante claro que se quiere remarcar el hiato temporal que media entre TAAB y TAAB2. Esto ayuda a comprender esa misma sensación que teníamos frente a lo último de King Crimson o Fripp o incluso frente al último disco de Yes sin Anderson.

Por momentos, se recobra el sonido de los '70 y en otros se hace evidente toda la otra historia posterior que han tenido Jethro Tull y Ian Anderson. La propia voz de Anderson delata que ya no alcanza las performances de antes.

Estos músicos son conscientes del paso del tiempo y que ya nada es igual. Pero estas miradas hacia atrás sirven para atar con el pasado las nuevas creaciones y para también tener una idea de la transformación musical que tuvo lugar en esos años, al tiempo de la transformación de las personas y las generaciones.

El nivel es, como se esperaba, de primera calidad, aunque uno ya no espera de monstruos como Anderson que presenten su obra maestra. Es muy difícil que a esta altura se presente alguna obra que sea tan superior al resto que se convierta en excluyente de las demás. Ni el propio Anderson puede destronar a sus obras cumbre, si acaso puede alcanzarlas o ponerse muy cercano. Cuando una obra ha superado los años sin que su nivel de calidad se vea afectado por el tiempo, entonces allí estamos frente a una obra mayor. ¿Qué puede pasar con TAAB2? Que el tiempo la decante como una muy buena obra, dentro del mejor nivel de Tull, o que ese mismo tiempo la enriquezca y la coloque en la cima al lado de Aqualung, TAAB, A Passion Play, Songs From The Wood, Divinities o The Secret Language Of Birds, por ejemplo. Eso depende no de lo que Anderson pueda querer, sino de la historia que TAAB2 tenga de aquí en adelante, ahora que deja de pertenecer a su autor y está librada a su propia vida.

Aún así, algo podemos prever. Este TAAB2 no va a correr la suerte de Under Wraps, Rock Island o Walk Into Light, a mi gusto los puntos más bajos de Anderson - Tull.

Hasta ahora lo encontré solo aquí
Ahora también aquí [en 320 kbps] 
Bienvenido, Gerald Bostock, cualquiera que haya sido tu destino. Bienvenido Mr. Anderson con una nueva creación desde hace casi una década.
¿Cómo dirán los archivólogos: File under Jethro Tull o File Under Ian Anderson?
Hasta pronto
-----------------------------------------------------------------------------------------------
Post Scriptum

Hagamos una acotación al margen. En la letra correspondiente a Gerald Bostock como A Most Ordinary Man, se hace una referencia que a nosotros, uruguayos, nos llama la atención. Por tres veces nombra Fray Bentos pie, esto es, un pastel de conserva de carne, muy popular en Inglaterra ya desde el siglo XIX. Agrega: Always a winner. Equivale a decir que es algo siempre aceptado y al gusto. Esa conserva de carne, llamada tambien Corned Beef, y que existe hasta el presente, se presenta enlatada y fue un alimento muy empleado por los ejércitos en diversas guerras, especialmente en Crimea, en la guerra de los Bóers, o en las guerras mundiales, pero también en la sociedad inglesa de la segunda posguerra. Fray Bentos fue la marca comercial dada a esa conserva de carne, producida por el Frigorífico Anglo [antes Liebig's] de la ciudad de Fray Bentos, capital del departamento de Río Negro, Uruguay. Si bien esa industria frigorífica no existe más, el producto se sigue produciendo por otras industrias uruguayas bajo otras marcas comerciales. Las instalaciones de lo que fuera la industria productora del Corned Beef Fray Bentos albergan hoy un Museo de la Revolución Industrial que es visitado anualmente por miles de personas. Otro detalle: la ciudad de Fray Bentos ha tenido notoriedad en los últimos seis o siete años por ser escenario de la controversia entre Argentina y Uruguay a propósito de la instalación en las afueras de Fray Bentos de una planta procesadora de pasta de celulosa (primero Botnia, luego UPM) que llegó a ventilarse en la Corte Internacional de La Haya.     


ABBEY ROAD DICE:


4.5 / 5 YELLOW SUBMARINES



1 comentario:

  1. Puede ser que tenga influencias de "J-Tull Dot Com", pero poco para mi porque es algo diferente.Es un muy buen disco que invita a la banda a seguir creando mas cosas por este nuevo camino.Creo que el unico problema es el batero que no tiene nada que ver con el antiguo Thick As A Brick y es quien nos aleja musicalmente de lo que estamos acostumbrados.Pero me gusto el guitarrista(q tiene q tener huevos para reeplazar a Barre! y puede seguir creciendo).Tambien me gusto el trabajo del tecladista y de Ian porsupuesto!

    ResponderEliminar

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Librepensador en todos los campos y en su mayor extensión imaginable